¿Las curvas vuelven a estar de moda?

captura de stilo.es

captura de stilo.es

Mujeres de todo el mundo desafían a diario los cánones de belleza establecidos y reivindican una imagen más real. Antiguamente, mujeres como Marilyn Monroe o Sofía Loren eran los mayores sex symbols de su época, pero después de ellas, figuras sumamente delgadas se apoderaron de las pasarelas y el modelaje. Entonces, millones de jóvenes de todo el mundo vieron en la delgadez como un ejemplo a seguir que llevó a muchas de ellas a sufrir trastornos alimenticioscomo la anorexia y la bulimia.

La famosa “talla cero” ha sido el infierno de miles de mujeres alrededor del mundo, pero de un tiempo a la fecha se han dado algunas acciones para combatir los estereotipos. Además, el Photoshop ha sido uno de los creadores de imágenes irreales de mujeres que aparecen en la publicidad por todo el planeta.

¡Fuera complejos!

Las actuales famosas que lucen orgullosas sus curvas son Jennifer López, Eva Mendez, Beyoncé, Rihanna o Scarlett Johansson entre muchas otras. Pero, aunque no les sobra un gramo de grasa, al menos ofrecen un aspecto saludable y muestran tono muscular, conseguidos sobre todo a base de entrenamiento físico y no de voluntarias huelgas de hambre.

Por otro lado, ser modelo de tallas grandes está de moda gracias a revistas como Glamour y Elle, que han empezado campañas para replantear los cánones de belleza que marcan la pauta en las pasarelas; en las últimas pasarelas Cibeles y en algunos reportajes sobre modelos, llaman la atención el interés de los medios de comunicación por mostrar a las modelos comiendo o hablando de lo importante que es cuidar la alimentación, pero puede que sólo sea un intento de lavar su imagen.

La modelo Tara Lynn es un gran ejemplo de cómo una mujer realmente grande superó sus complejos y ha llegado a convertirse en una de las modelos más famosas en la actualidad. Siempre fue gordita, con curvas, y esto le obsesionó hasta tal punto que su programa de adelgazamiento consistía en una hora y media diaria de ejercicio y apenas una comida al día, perdió 30 kilos pero dice que siempre estaba hambrienta y le dolía algo. Gracias a su dieta fue contratada en Nueva York por la agencia FordNY. Sin embargo, aunque los contratos eran buenos, su cuerpo le mandaba señales de auxilio, así que no tuvo más opción que retomar sus viejos hábitos alimenticios que, para su sorpresa, cambiaron su vida y su carrera de forma drástica.

¿De quién parte el canon de belleza de la delgadez?

Sorprendentemente de los hombres heterosexuales no, ya que la inmensa mayoría dice preferir a las mujeres con un cuerpo real, con pecho, trasero y caderas; las mujeres que aparecen en las pasarelas y revistas sólo parecen gustarnos a nosotras.

También hay que tener en cuenta que la mayoría de los diseñadores o modistos masculinos son homosexuales, y sus modelos suelen tener un aspecto asexuado, ya que no tienen ni pecho ni caderas, factores que caracterizan a la figura de la mujer, y muchas veces es difícil saber distinguir entre una modelo mujer y un hombre joven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *