¿Sabes cómo lucir unos pies bonitos para el verano?

captura de guadalajara.olx.com

captura de guadalajara.olx.com

Cuidamos nuestro pelo, cutis, manos y piel en general, pero los pies son los grandes olvidados de las rutinas de belleza. Sin embargo, los cuidados de los pies implican tanto a mujeres como a hombres, ya que la diferencia entre la imagen de quien los cuida y quien no habla por sí sola, y sobre todo en verano.

Esto no significa que haya que acudir a centros de pedicura constantemente, ya que dar a los pies una buena apariencia no depende solo de una cuestión económica.

¿Cómo cuidar mis pies en casa?

Uno de los cuidados de los pies a realizar una vez a la semana, un buen baño de pies, que consiste en sumergirlos en agua caliente con sal para relajarlos, o  alternar los baños de agua fría, durante un minuto, con los de agua caliente; así se logra estimular la circulación sanguínea. Si se añade al agua unas gotas de aceite de limón y hierbabuena, esto le dará muy buen olor a los pies ya que es el mejor desodorante natural. Después del baño, es el momento para aprovechar y limar con cuidado todas las callosidades con la piedra pómez.

Ejercicios para tener unos pies bonitos

El mejor ejercicio es andar descalzo, sobre todo por la arena de la playa, ya que caminar en la arena mojada junto a las olas es un magnífico masaje para los pies. Pero si no tienes la playa demasiado cerca, puedes caminar por el suelo de casa o el césped.

Otros ejercicios recomendados los cuidados de los pies son: saltar a la comba, andar de puntillas, intentar coger objetos con los pies y hacer rotaciones de tobillo. También es muy recomendable hacer rodar una pelota de tenis bajo los pies, desde la punta de los dedos hasta el talón.

Los masajes son buenísimos

Masajear los pies todas las noches evita la formación de durezas y es muy relajante; para conseguir una mayor efectividad se recomienda utilizar una crema hidratante de cuerpo o manos o un aceite aromático. Los masajes consisten en estirar los dedos y realizar movimientos verticales de delante hacia atrás para agilizarlos.

Sujetando el pie con las dos manos, coloca los pulgares sobre la parte carnosa del pie y realiza movimientos circulares; luego baja los dedos de los pies y levántalos articulación por articulación.

Por último se masajea los pies desde los dedos hacia el talón, subiendo en dirección hacia la pantorrilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *